Inicio Huerto ECO Aceite de neem. Que es y para que sirve

Aceite de neem. Que es y para que sirve

Encontrar un pesticida ecológico y que no contamine las plantas ni el suelo puede llegar a ser una tarea complicada. Por eso hoy os traemos el aceite de neem. Este extracto natural sirve para eliminar una gran cantidad de manera totalmente segura, sin afectar al cultivo ni tampoco al medioambiente.

Qué es el aceite de neem

Este aceite proviene de un árbol llamado Azadirachta. Seguramente la especie no te suene. Eso es porque es una planta originaria de India. Allí es una especie bastante común que se utiliza como árbol ornamental. En Asia su uso es muy extendido y son bien conocidas sus propiedades insecticidas, además de otros muchos usos.

Durante cientos de años, sus semillas se han utilizado para preparar cera, aceite y jabón. En pleno siglo XXI continúa siendo muy utilizado sobre todo en productos cosméticos naturales.

Como conseguir aceite de neem

El aceite de neem puede extraerse de casi cualquier parte del árbol, pero su mayor concentración se encuentra en las semillas. Al tratarse de una planta que no se cultiva en España, para conseguirlo es necesario comprarlo ya fabricado. Hace unos años su uso en Europa y América era muy escaso, aunque cada día es más común encontrarlo en tiendas especializadas.

Usos del aceite de neem

Destaca por sus propiedades pesticidas y antifúngicas. Su aplicación foliar es más útil cuando se realiza en plantas jóvenes, y se mantiene entre 3 y 22 días en el sustrato. Su presencia en el agua es menor, y desaparece por completo a los 4 días de su uso, con lo cual no es dañino para las especies acuáticas.

En varios estudios se ha comprobado que es prácticamente inocuo para aves, peces, abejas y vida silvestre en general, de modo que los insectos polinizadores del huerto no sufrirán con su uso.

Uso como insecticida

El aceite de neem puede ser absorbido por las plantas, que distribuyen su composición por todo su tallo y hojas, de modo que quedan completamente protegidas ante invasiones de plagas o de hongos. Cuando el producto forma parte del sistema vascular de las plantas, los insectos que se intentan alimentar de ella lo ingieren.

Las consecuencias para las plagas son inmediatas. En algunas especies, el aceite recubre sus orificios respiratorios y los mata directamente. En otras, consigue que los insectos dejen de alimentarse de la planta y se marchen, y en algunos casos evita la maduración de las larvas que se alimentan de las hojas de la planta.

Se ha comprobado que es un repelente muy útil contra los ácaros, y sirve para controlar plagas de más de 200 especies de insectos que mastican o se alimentan de la planta. Las especies más conocidas son el pulgón, las cochinillas y las moscas blancas.

Uso como fungicida

Su uso como fungicida permite combatir hongos y moho. También sirve para actuar a nivel radicular, eliminando problemas como las raíces podridas por hongos.

Como aplicar el aceite de neem

A pesar de que se trata de un tratamiento muy seguro, es necesario tomar precauciones para no dañar las plantas. Se recomienda mezclar con agua en una proporción de 1/100. Es decir, por cada litro de agua, deben añadirse como máximo 10ml de aceite de neem.

Si aplicas el tratamiento directamente corres el riesgo de matar la planta. En caso de que tengas dudas sobre su aplicación en una planta concreta, puedes probar con una pequeña dosis y observar su evolución pasadas 24 horas. Si la planta no tiene daños, puedes considerar que es seguro aplicar el tratamiento.

Cuando aplicarlo

El Sol es un enemigo cuando se trata de aplicar este tratamiento. Lo mejor es aplicarlo cuando está cayendo la noche. De esa forma, evitarás que las hojas puedan quemarse por la acción del Sol. Al igual que el resto de aceites naturales, la luz solar le hace aumentar su temperatura y podrías dañar la planta. Lo mismo se puede aplicar a las altas temperaturas. Es mejor que su aplicación se haga con temperaturas suaves. De modo que si la planta está a la sombra, es mejor aplicarlo cuando haga menos calor.

Precauciones

No apliques aceite de neem en plantas enfermas ni con demasiada frecuencia. Lo mejor es aplicarlo una vez cada una o dos semanas para evitar problemas. Con eso será suficiente para mantener a raya cualquier tipo de plaga.

Como ves, se trata de un extracto natural muy útil para luchar contra una amplia variedad de problemas en tu huerto. Tan solo necesitas utilizarlo de manera correcta, y tus problemas de insectos y hongos desaparecerán en cuestión de días.

Artículo anteriorVermiculita

2 Comentarios

  1. Buenas tardes. En Madrid, en verano, las temperaturas alcanzan los 38 grados a la sombra. Hasta que temperatura podría utilizarse el aceite de Neem? Hay que tener en cuenta la temperatura en el momento de la aplicación o la máxima que se alcanzará al día siguiente, es decir una vez secas las hojas el sol ya no haría daño?
    Muchas gracias, recibe un cordial saludo.

    • Lo fundamental es que para cuando le de el sol ya haya absorbido la planta el aceite de Neem, de ese modo no hay de qué preocuparse. Si lo haces durante el atardecer a la mañana siguiente estará todo en orden. Un saludo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Must Read

Aceite de neem. Que es y para que sirve

Encontrar un pesticida ecológico y que no contamine las plantas ni el suelo puede llegar a ser una tarea complicada. Por eso hoy os...

Vermiculita

Ya hemos comentado en alguna ocasión las claves para obtener un suelo de calidad. La vermiculita puede ayudar en gran medida a lograr una...

Diferencia entre menta y hierbabuena

Aunque a veces podemos llegar a confundir ambas plantas, en realidad son variedades distintas de una misma familia. De hecho, la menta piperita -que...

Como hacer purín de ortigas y para qué sirve

Que es? El purín de ortigas es un extracto natural que sirve para estimular el desarrollo y la fortaleza de las plantas. Gracias a sus...

Cuatro componentes fundamentales para un suelo de calidad

Uno de los mayores desafíos a la hora de preparar cualquier cultivo es el sustrato. Tanto en huertos urbanos como en grandes plantaciones es...