Inicio Huerto ECO Cuatro componentes fundamentales para un suelo de calidad

Cuatro componentes fundamentales para un suelo de calidad

Uno de los mayores desafíos a la hora de preparar cualquier cultivo es el sustrato. Tanto en huertos urbanos como en grandes plantaciones es fundamental acertar a la hora de perfeccionar la calidad del suelo. En este artículo te damos las claves para conseguir un sustrato de calidad.

Cualquier suelo o sustrato de calidad está compuesto por cinco componentes. La escasez de cualquiera de ellos causará un desequilibrio que convertirá cualquier cultivo en una odisea.

Seguramente cuando piensas en sustratos se venga rápidamente a tu cabeza el compost. En efecto, la mayor parte de cualquier sustrato está compuesta por esta materia orgánica. Aquí podríamos incluir tanto el compost como las hojas, tallos y restos de plantas vegetales. Gracias a esta materia orgánica podemos encontrar la mayoría de nutrientes y minerales de cualquier terreno o espacio de cultivo.

Otro de los fundamentos de cualquier suelo es el agua. Es quizá una obviedad, pero es necesario encontrar un equilibrio en el riego para conseguir una cosecha óptima. Esto se consigue fácilmente controlando la humedad del suelo y también teniendo en cuenta la tercera clave; la aireación del suelo. Un sustrato apelmazado impide el correcto crecimiento de las raíces y también tiende a impedir que el agua llegue a las capas fundamentales para el cultivo, causando la muerte de las plantas.

La cuarta clave es la micro fauna que vive en el suelo. Gusanos, lombrices y otros insectos y algunos microorganismos son fundamentales para que cualquier cultivo salga adelante.

Mantener todo este sistema en equilibrio

La naturaleza se equilibra siempre por sí sola. Sin embargo, cuando plantamos tanto en macetas como en un huerto, estamos alterando el sistema natural. El uso de fertilizantes químicos, pesticidas y otros productos desequilibra el funcionamiento normal del ecosistema. Para evitar estos problemas es fundamental utilizar productos naturales. Los fertilizantes químicos son fácilmente sustituibles por fertilizantes orgánicos como humus de lombriz, estiércol de caballo o productos similares.

En lo relativo a los controles de las plagas es muy sencillo conseguirlo criando colonias de insectos beneficiosos o utilizando productos naturales más que comprobados, como el purín de ortigas.

Si llevas a cabo este proceso de manera continuada conseguirás unas cosechas consistentes y los problemas en tu cultivo serán cada vez menores.

31 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Must Read

Gallina Araucana: todo lo que necesitas saber

La gallina araucana, también conocida como gallina Mapuche, se ha puesto muy de moda gracias a sus preciosos huevos azules. Sin embargo, es fácil...

Gallina clueca: todo lo que debes conocer

Si tu gallina grazna cuando intentas acercarte a ella, o no sale de su nido, hay muchas posibilidades de que se encuentre clueca. No...

Aceite de neem. Que es y para que sirve

Encontrar un pesticida ecológico y que no contamine las plantas ni el suelo puede llegar a ser una tarea complicada. Por eso hoy os...

Vermiculita

Ya hemos comentado en alguna ocasión las claves para obtener un suelo de calidad. La vermiculita puede ayudar en gran medida a lograr una...

Diferencia entre menta y hierbabuena

Aunque a veces podemos llegar a confundir ambas plantas, en realidad son variedades distintas de una misma familia. De hecho, la menta piperita -que...