Inicio Huerto ECO Trucos para conseguir la polinización de las flores del huerto

Trucos para conseguir la polinización de las flores del huerto

Insectos como las abejas, las mariposas o las avispas son fundamentales para llevar a cabo la polinización natural de las flores. En cualquier huerto confluyen una gran variedad de especies que hacen posible este proceso, pero a veces en los huertos urbanos, el proceso se vuelve más complicado. En esta guía te daremos algunos consejos para conseguir una polinización efectiva.

Las abejas son las reinas de la polinización

Las abejas son los polinizadores fundamentales de cualquier ecosistema. Existen más de 4.000 especies. Las más conocidas son las abejas melíferas, pero sin embargo, hay muchas más variedades polinizando diariamente flores silvestres y plantas salvajes.

Algunas especies de abejas se han logrado adaptar a la especie humana. Conviven con nosotros en entornos urbanos y polinizan las plantas de las ciudades, que de otro modo se quedarían sin polinizar. Algunas de estas especies son los conocidos como abejorros, las abejas carpinteras, y las abejas excavadoras.

No obstante, la actividad humana también ha contribuído a la desaparición de muchas colmenas. El uso de pesticidas y herbicidas, la introducción de especies invasoras, así como la deforestación y el cambio climático han contribuido a reducir la población general de las abejas en el mundo.

El huerto urbano también puede ser polinizado

Cualquier jardín es susceptible de ser visitado por los insectos beneficiosos que hemos comentado. De hecho, hay algunas plantas que llaman mucho la atención de estos diminutos animales debido a su composición. Si tienes un huerto urbano, puedes intentar proporcionar un ambiente agradable para que las visitas de abejas y demás polinizadores sean algo común.

También es importante, en caso de que tengas espacio, proveer a estos insectos de refugio, agua, y lugares donde puedan criar a sus larvas. Un espacio así crearía un ambiente ideal para que la simbiosis entre insectos y plantas pueda tener lugar en cualquier ecosistema y de ese modo, la polinización se llevará a cabo con éxito.

Como atraer polinizadores al huerto urbano

  1. Investiga las plantas autóctonas con flores en tu zona y descubre cuáles pueden ser cultivadas en macetas.   Las abejas autóctonas siempre prefieren plantas que conocen, por lo que están naturalmente preprogramadas para querer visitarlas en busca de alimento (néctar y polen). Puedes informarte a través de las distintas aplicaciones para móviles de cuales son las plantas silvestres que crecen por tu zona y tratar de cultivarlas en tu huerto urbano. También puedes buscar plantas que aunque no sean autóctonas atraigan de manera natural a las abejas de tu zona. Podrás comprobarlo simplemente observando las plantas de tus vecinos o de los parques. Aquellas con más abejas alrededor son las adecuadas.
  2. Elije plantas que florezcan desde principios de primavera hasta finales de otoño e incluso en invierno si vives en una zona con climas más suaves.   Las abejas son estacionales y salen en diferentes épocas del año, por lo que es importante tener una fuente de polen y néctar que las atraiga durante toda la temporada. Según las temperaturas de tu zona, podrás calcular los meses que más activas estarán las abejas en tu zona.
  3. Planta la misma especie en varias macetas.  En caso de que tengas espacio suficiente, puedes plantar dos y tres plantas en distintas macetas de tu huerto urbano. Las abejas son expertas en la polinización, pero sobre todo son muy caprichosas. Si tienes varias plantas idénticas irán normalmente en orden, recolectando el polen de la misma especie antes de ir a buscar una nueva. Cuanto más tiempo pase una abeja en tu balcón o terraza, más plantas polinizará.
  4. Selecciona una variedad de formas, tamaños y colores de flores para los diferentes tipos de abejas autóctonas y otros polinizadores que pueden estar visitando tu huerto. Algunas abejas tienen lenguas largas y pueden alcanzar el néctar azucarado en el fondo de una flor tubular larga, mientras que otras prefieren vibrar y bailar sobre una flor compuesta para recolectar la mayor cantidad de polen posible. Al aumentar la diversidad de formas y colores de las flores, también permitirás una mayor diversidad en los polinizadores que visitan su jardín.
  5. Proporciona agua colocando algunas rocas grandes en un recipiente o mantén flotando un trozo de corcho. Este tipo de lugares son utilizados por las abejas como punto de aterrizaje para no ahogarse en el agua. Las abejas melíferas necesitan una fuente de agua, mientras que la mayoría de las abejas autóctonas obtienen suficiente agua del néctar de las plantas. Algunas abejas, como las abejas albañiles, pueden recolectar agua para que puedan hacer el lodo que necesitan para construir sus nidos.
  6. Permite que las abejas hagan sus casas en tu jardín dejando un poco de tierra expuesta, o proporcionando agujeros para los polinizadores que anidan en cavidades. La mayoría de las abejas anidan bajo tierra y necesitan acceso al suelo desnudo para cavar sus agujeros, así que retira el mantillo en algunas zonas, o deja fuera sin cultivar alguna maceta con malas hierbas para que habiten. Las abejas que anidan en cavidades se benefician de tallos ahuecados o agujeros perforados en la madera. La mayoría de estas abejas son solitarias y no tienen una gran colonia de obreras como las abejas melíferas, por lo que incluso un espacio pequeño es lo suficientemente bueno para ellas.
  7. Si ya tienes un jardín, observa si hay zonas que podrían cambiarse o modificarse ligeramente para ayudar a acoger a las abejas.   Entre las verduras, puede agregar flores como cosmos, amapolas, albahaca o caléndula. Las áreas debajo y alrededor de los árboles frutales también se pueden plantar para que la polinización sea más efectiva. Las estructuras de madera existentes pueden tener agujeros perforados en ellas para las abejas que anidan en cavidades. Agregar contenedores o macetas colgantes con plantas que las abejas puedan polinizar también puede llamar la atención de los polinizadores que vivan en la zona. Una cerca puede ser una gran estructura para que una enredadera de pasiflora se adhiera y proporcionará alimento para las abejas, así como para ciertas larvas de mariposas.

Los jardines son dinámicos y siempre se están transformando, así que considera agregar un hábitat para polinizadores al tuyo y disfruta de los colores cambiantes y los pequeños insectos beneficiosos durante todo el año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Must Read

Aceite de neem. Que es y para que sirve

Encontrar un pesticida ecológico y que no contamine las plantas ni el suelo puede llegar a ser una tarea complicada. Por eso hoy os...

Vermiculita

Ya hemos comentado en alguna ocasión las claves para obtener un suelo de calidad. La vermiculita puede ayudar en gran medida a lograr una...

Diferencia entre menta y hierbabuena

Aunque a veces podemos llegar a confundir ambas plantas, en realidad son variedades distintas de una misma familia. De hecho, la menta piperita -que...

Como hacer purín de ortigas y para qué sirve

Que es? El purín de ortigas es un extracto natural que sirve para estimular el desarrollo y la fortaleza de las plantas. Gracias a sus...

Cuatro componentes fundamentales para un suelo de calidad

Uno de los mayores desafíos a la hora de preparar cualquier cultivo es el sustrato. Tanto en huertos urbanos como en grandes plantaciones es...